IRAN ENTRE LA REVOLUCIÓN CONSTITUCIONAL
Y LA REVOLUCIÓN ISLÁMICA
por Leo Shann

Gracias a la Revolución Constitucional sucedida en 1906 en Irán y coincidiendo con la época de Mozafar ud-din Shah, se consiguió contar con un parlamento en el que se tomaran decisiones que más tarde eran o no ratificadas por el rey, en lugar de cómo se iba haciendo hasta ese momento, de una forma totalmente arbitraria por este.

Tras la Primera Guerra Mundial, los Británicos emplearon excusas tales como proteger el país de los movimientos del bolchevismo de Rusia, entre otras, para permanecer en territorio iraní, hasta el punto de aprovechar sus problemas internos para adentrarse en tierra rusa por el norte de Irán con la intención de ayudar a la oposición. No consiguieron sus objetivos y regresaron a Irán. El gobierno ruso persiguió y acabo con la oposición e hizo una incursión en Irán para enfrentarse al ejercito británico que cayó derrotado. Esta derrota fue aprovechada por los británicos para no abandonar Irán y continuar con su proyecto de colonización del país. Poco a poco formaron un grupo militar compuesto por soldados británicos e iraníes, bajo el mando del general Ironside, llamado Gazzag,

El objetivo de los ingleses era llevar a cabo un golpe de estado programado para colocar a sus colaboradores en puestos estratégicos en el parlamento. Para conseguir su objetivo precisaban de dos figuras una política y otra militar. Entonces eligieron a Seyed Zia Tabatabaí, director del periódico Ra`d y Reza Mirpany (posteriormente conocido como Pahlavi) un militar que trabajaba con soldados kazakos junto a los británicos.

A finales de febrero de 1920 el ejercito kazako con Reza Mirpanj a la cabeza partió de Gazwin para conquistar la capital previas promesa futuras a los responsables de la seguridad de las ciudades que encontrarían en el camino, además de asegurar a Mirpanj que en caso de ocurrir algún imprevisto, Norman, el embajador británico en Teherán se encargaría de solventarlo.

Este ejército alcanzó Teherán sin obstáculo alguno y se hizo con la ciudad. Después de su establecimiento, formaron un nuevo gobierno a las órdenes del rey Ahmad Shah y con Seyed Zia como gobernador. Tras tres meses, este nuevo gobierno se encontró con muchos problemas y la presión inglesa forzó a SeyedZia a dimitir y a abandonar el país.

Durante un breve periodo de tiempo, Ahmad Qawam, de la confianza de los británicos ocupó el puesto del gobernador (jefe del gobierno); desafortunadamente y desconociendo que el objeto más codiciado por los británicos era el petróleo, firmó un contrato para la extracción del mismo en el norte del país con la empresa Standard oil de EEUU. Este hecho provocó la indignación de británicos y rusos, hasta el punto de verse obligado a abandonar su cargo.

Los jefes del gobierno fueron cambiando pero en todos ellos se mantenía Reza Mirpany como el Ministro de Defensa al tiempo que se reforzaba y fortalecía su ministerio.

Durante esos años el rey Ahmad Shah se ocupaba de viajar a países europeos, despreocupándose de los asuntos internos de forma que en tres años se cambió tres veces de jefe del gobierno.

A pesar del desacuerdo del parlamento y la intención del pueblo, el objetivo de los británicos era apoyar a Reza Mirpanj y al final le obligaron al rey a elegirle como jefe del gobierno.

Con Mirpanj al frente del gobierno se propuso un régimen de república para formar un parlamento donde sus partidarios tengan mayoría absoluta y finalmente eliminar la figura del rey. Se formó el quinto parlamento con una mayoría de los partidarios de Mirpanj.

En cierta ocasión Mirpanj aprovecho una de las estancias largas del rey en Europa y comenzó a forjar un movimiento contra él; hasta el punto de que en el año 1925 firmó un decreto en el parlamento que promulgaba la expulsión del poder del último rey Qayar. Finalmente obligó a los parlamentarios concederle aquel poder al él mismo de forma provisional.

Días después, la embajada rusa y británica le felicitaron por su nuevo cargo en nombre de sus gobierno lo reconocieron como legítimo. Mirpanj aprovechó este nuevo poder que le había sido concedido y en el mismo año consiguió que el consejo superior del parlamento le otorgara el título de Rey.

En el año 1941, unos dos años después del comienzo de la segunda guerra mundial y aunque Irán se había declarado neutral, el bando aliado esgrimió la excusa de la poco clara política iraní, penetró en territorio iraní. Los rusos desde el norte y los británicos por el sur. Aquel mismo año, se hicieron con todo el país y Foruqi, primer ministro en aquel momento, en una carta a los aliados les hizo saberque Irán, tenía buenas intenciones y había preferido no entrar en el asunto de la guerra y esperaba que los gobiernos invasores parasen su maniobra en el país; pero en octubre de 1941 los aliados conquistaron Teherán y el Shah Reza Mirpanj (entonces llamado Pahlaví) fue obligado a abandonar su puesto y sucedido por su hijo con la condición de seguir siendo apoyado.

Después de la guerra, los aliados no abandonaron Irán sin asegurarse previamente de mantener sus provechos económicos y firmar contratos relacionados con el petróleo. Mohamad Reza Pahlavi, el joven rey, con la intención de garantizar su reinado y la normalización del país firmó numerosos contratos con Gran Bretaña y EEUU.

En el año 1950 los diputados del vigésimo sexto gobierno mostraron sus reticencias a los contratos firmados con Gran Bretaña y EEUU, y tras diversas discusiones en el parlamento reflejadas en la prensa fueron descubiertos y divulgados datos de contratos anteriores. Mohamad Mosadeq, un inteligente diputado presentó el proyecto para la nacionalización del petróleo y a pesar de muchas discusiones, la comisión superior de investigación rechazo el proyecto. Mosadeq no tuvo otra opción que llevar a cabo este proyecto con el apoyo del pueblo y después de muchas luchas entre sus partidarios y Razm Ara el primer ministro que contaba con mayoría en el parlamento, consiguió que saliera adelante.

Para presionar al gobierno de Irán, los británicos cerraron las sucursales del Banco Británico en Irán y pidieron al gobierno que les devolviera el aval de un millón de libras esterlinas que habían depositado, mientras que por otra parte forzaron a los comerciantes iraníes devolver sus créditos con el banco, entre otras medidas. El caso fue presentado en el Tribunal de la Haya.

Mosadeq ganó en esta lucha, y en el año 1950 se convirtió en un héroe nacional y pasó a ser jefe del gobierno. Concentró toda su fuerza para erradicar los provechos de los colonizadores en Irán. Para derrotar al gobierno y recuperar su dominio sobre el petróleo, los estadounidenses pusieron sobre aviso al Shah, provocando el golpe de estado de 1953 que provocó la caída de Mosadeq; fue juzgado de forma arbitraria, condenado a tres años de cárcel y finalmente desterrado.

A partir de este momento Irán se convirtió en un paraíso para los empresarios estadounidenses. Tras unas reformas realizadas por los norteamericanos en Argentina, México y Brasil, le tocó el turno a Irán, haciendo así cambios sociales y políticos que en cierto modo favorecieron al país pues comprendían la erradicación de la exclusividad feudal de la tierra que paso a manos de los agricultores, entre otras.

Alrededor del año 1962 los clérigos y religiosos comenzaron sus actividades y se formó un grupo de radicales llamado Promártires del Islam (Fadaian-e Eslam) que representaba al movimiento islámico en aquel momento. No creían en las maneras parlamentarias y en el diálogo para la resolución de los problemas, sino que pretendían conseguir sus objetivos con acciones terroristas. Rechazaban cualquier política fuera de la ley y enseñanzas religiosas y su objeto final era establecer un gobierno unido a la religión. Estaba dirigido por Nawab Safari y en distintos actos terroristas asesinaron a muchos intelectuales, políticos progresistas, además del jefe del gobierno Razm Ara.

El gobierno promulgó una ley llamada “Juntas regionales y públicas” Anyoman hay-e ialati wa welayati¨ que concedía derecho al voto a las mujeres y permitía prometer o jurar sobre cualquier libro religioso.

En aquel momento, Ruhollah Jomeini era un guía espiritual para los chiíes e impartía cursos de teología en el Colegio de los Clérigos de Qom. Escribió un decreto contra esta ley y la presentó como una conspiración contra el islam.

Otra parte de la lucha de los islamistas era combatir con una reforma que presentó el gobierno llamado “La revolución blanca”. En el año 1963 los islamistas en lucha contra estas reformas prohibieron la celebración del Noruz (Año Nuevo persa)y a continuación organizaron manifestaciones en ciudad religiosa de Qom. En este mismo año, tras una intervención de Jomeinien la que criticaba al Shah y al gobierno, fue detenido y liberado dos meses después. Dos años más tarde ofreció discursos contra la ley de Capitulación y la Convención de Ginebra. Tras esto le detuvieron y lo desterraron a Turquía, luego a Iraq y donde permaneció hasta unos meses antes de la revolución de 1979 que fue enviado a una localidad próxima a París.

Unos años antes de la Revolución de 1979 habían comenzado a proliferar ciertos movimientos políticos de distintas tendencias contra el régimen del Shah. Después de la elección de Jimmy Carter, el Shah trataba de llevar a cabo un programa llamado ambiente político abierto para mostrar a la población que se producían avances, cambió dos veces al jefe del gobierno en tres años, pero a pesar de esto, todo fue inútil, pero los hechos acaecidos en el paso y sus formas políticas se volvieron contra él y cuando en noviembre de 1979 la situación parecía alarmante salió del país definitivamente.


Copyright © 2005 www.lenguapersa.com